El Camino de Santiago es para muchas personas un tiempo para la libertad y la aventura, una vuelta a un estilo de vida muchas veces olvidado. El estilo de la vida sencilla, sin grandes lujos ni apegos materiales. Una forma de vivir en la que priman los valores humanos, la naturaleza y la extensa y profunda cultura de las tierras que atraviesa.